24 agosto 2007

Internet y los hijos

Con este título escribí recientemente un artículo para la publicación Salud y Consumo que os voy a reproducir a continuación por el interés que creo tiene y que trata de un tema de tanta actualidad como es Internet y los hijos.

"Las últimas encuestas sobre la utilización de Internet en España ponen de manifiesto que no sólo se está produciendo un aumento en el número de personas que lo emplea, sino que, además, acceden de manera cada vez más habitual, debido en gran parte a las ventajas derivadas de la utilización de la Red, tanto para cuestiones cotidianas como profesionales o laborales.

De estos usuarios habituales de Internet, un porcentaje bastante alto lo constituye el de los jóvenes y niños, que acceden habitualmente a Internet a través de alguno de sus múltiples servicios, utilizando este medio para uso estudiantil y de ocio. No obstante todavía seguimos por debajo de la media de la Unión Europea, únicamente por delante de países como Italia, Portugal, Grecia y alguno de los últimos países del Este incorporados. Internet constituye claramente una herramienta práctica en el plano personal, necesaria en el plano educativo y formativo y obligatoria en el laboral o profesional.

Sin embargo, como padre, me preocupa algo que no debe pasarnos inadvertido, por la influencia que estas tecnologías ejercen sobre esos “queridos personajes” sobre los que tenemos una enorme responsabilidad social y personal: nuestros hijos. Me preocupa enormemente el uso que los niños y jóvenes hacen o pueden llegar a hacer de Internet y de otras tecnologías que casi han nacido con ellos, y con las que vienen conviviendo desde que dieron sus primeros pasos. A ellos no les supone ningún esfuerzo manejar un mando de televisión, o de vídeo, una consola de videojuegos, cualquier equipo multimedia o, simplemente, un teclado de ordenador. La falta de miedo ante ese nuevo mundo con el que nos ha tocado vivir (a ellos y a nosotros los padres) los puede convertir también en imprudentes, y no porque les falte la responsabilidad propia que deban tener de acuerdo con su edad, sino por la ignorancia que supone enfrentarse con un nuevo universo virtual paralelo al mundo real que, sin duda, nos ofrece unas oportunidades extraordinarias e inimaginables, pero que también alberga una serie de peligros de todo tipo que debemos conocer con el fin, si no de eliminar, al menos minimizar sus riesgos.

Hablar en estas líneas de todas las ventajas y bondades de Internet es del todo “imposible”. Por citar algunas de ellas podríamos señalar: el poder comunicarnos con familiares y amigos en tiempo casi real a través del correo electrónico a un coste prácticamente nulo, pudiendo, además, transmitir alguna foto familiar, graciosa o curiosa; comunicarnos con imagen y sonido a través de una mini cámara (webcam) con otra persona que puede encontrarse en cualquier lugar del mundo; buscar información sobre multitud de temas diferentes; consultar una enciclopedia virtual actualizada que contenga, textos, imágenes, vídeos y sonidos; poder traducir de forma totalmente gratuita textos escritos en diferentes idiomas y, como no, poder realizar desde nuestros domicilios trámites de todo tipo ante cualquier Administración Pública.

Pero también podríamos dedicar un apartado no menos importante a hablar de los peligros que nos acechan cuando nos movemos por Internet. Por ello, no quisiera terminar estas líneas sin señalar algunos ejemplos de acciones o actuaciones que un padre debe conocer, supervisar, y sobre las que debe informarse, incluso, aunque no disponga de ordenador en casa, ya que el acceso a Internet se realiza hoy día desde múltiples lugares como móviles, colegios, casas de amigos, etc.:

  • Los Chat, que permiten hablar en tiempo real con alguien que puede encontrarse en cualquier lugar y que se identifica en la Red a través de un nick (alias), pudiendo ser este último un mayor que se hace pasar por un menor, o, un menor que se hace pasar por un mayor, etc.

  • No comprar el mejor ordenador que acabe de salir al mercado porque, seguramente, el chico no va a utilizar ni la mitad de sus posibilidades y con toda seguridad costará a los padres mucho más que otro con algunas características inferiores pero suficientes para trabajar o divertirse, y que, al igual que el anterior, en cinco años, se quedará obsoleto.

  • No instalar el ordenador en la habitación del niño, porque es una puerta abierta para que cualquier “león” o “leona”, se cuele a través de la pantalla en la intimidad de la habitación. Muy al contrario, el ordenador debe estar siempre en un lugar común a todos los miembros de la familia.

  • Establecer un sistema de control parental que permita restringir el uso de los programas que se emplean en el ordenador para proteger a los niños de los peligros que puedan encontrar en la Red, como por ejemplo, bloquear sitios con contenidos de adultos, selección de contenidos por diferentes criterios, etc. Asimismo, conviene limitar el uso del ordenador a unas horas concretas, ya que su utilización “engancha”, e Internet, aún más.

  • La instalación de programas que protejan la integridad de los sistemas y la puesta en práctica de una serie de medidas preventivas contra la entrada de virus y otros códigos malignos que, en el peor de los casos, podría llegar incluso a borrar toda la información que tengamos almacenada en nuestros ordenadores como: datos personales, cartas, escritos, apuntes, música, fotografías, información confidencial, etc.

Por último me veo en la responsabilidad de recordar a todos los padres que, además de las medidas preventivas y correctivas que debemos implantar en nuestro hogar sobre el uso debido e indebido de las nuevas tecnologías, debemos hablar con nuestros hijos acerca de la utilización, los riesgos y las oportunidades que nos ofrece Internet en un ambiente de confianza, enseñándoles a enfrentarse a la pantalla con una estrategia bien clara: madurez de la inteligencia y la voluntad, espíritu crítico y libertad responsable. Además, invito a todos los padres a que hagan del uso de Internet una actividad familiar, en la que compartáis ratos de ocio con ellos visitando páginas educativas, culturales, realizando viajes virtuales, o, simplemente jugando, con las que estoy seguro disfrutaréis tanto como ellos."

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...