29 noviembre 2007

El fracaso escolar en España

El informe Panorama de la Educación 2007 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), referido al curso 2004-2005, ha revelado que únicamente el 72% de los estudiantes logra el titulo de Educación Secundaria Obligatoria (Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio). Esto sitúa a España a diez puntos por debajo de la media de la OCDE y a catorce de la Unión Europea.

Sin embargo no es el único informe. Otros estudios apuntan que el fracaso escolar en las escuelas públicas es del 33%, más del doble que en la enseñanza concertada, que se sitúa en torno al 13,9%. En cuanto al análisis por sexos determina, además, que los varones fracasan más en todas las redes que las mujeres.

Al contrario de los deficientes indicadores de la Enseñanza Secundaria, el informe anterior arroja mejores resultados en los niveles universitarios: el 28% de los españoles alcanza una titulación universitaria frente al 25% de la OCDE o el 24% de la Unión Europea.

Nos encontramos pues ante un gran desafío nada fácil de acometer porque, a mi modo de ver, son muchos los factores que influyen en estos resultados: calidad de la enseñanza, política educativa, entorno familiar y social, situación económica, dejadez, pasotismo, falta de madurez personal, alternativas con ganancias de dinero fácil,...

En este desafío estamos implicados todos: los padres, los primeros, pero también los propios hijos, y, de manera especial, las autoridades en materia de educación, que son las que tienen el deber moral y social de establecer una buena política educativa acorde con la situación social actual.

Desde luego, lo que me parece de lo más absurdo, demostrando con ello una clara incompetencia profesional, es la propuesta de la ministra Mercedes Cabrera de rebajar los niveles académicos de Secundaria y Bachillerato, lo que –según ella– permitirá a los alumnos que suspendan hasta cuatro asignaturas que puedan elegir algunas materias de los cursos siguientes, medida que ha contado, además, con la oposición de varias entidades de la comunidad educativa.

Lo peor de todo ésto es que las autoridades piensan que esta situación se va a arreglar con la implantación de una nueva asignatura: "Educación para la ciudadanía", asignatura que ha dado, y sigue dando mucho que hablar.

Resulta curioso observar que muchos de esos que tienen tan buena "Memoria histórica" se hayan olvidado que hace bastantes años tuvieron que estudiar una asignatura incluida en los planes educativos de la época denominada "Formación del espíritu nacional", y ahora van a hacer justo lo que siempre han criticado...

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...