28 diciembre 2007

Cuento de Navidad de Charles Dickens

Ningún cuento puede competir con el que escribió Charles Dickens en 1844, Cuento de Navidad.

A través de los sueños que sobresaltan al rico avaro Mr Scrooge, Dickens sabe evocar todas las nostalgias de la Navidad. Y muestra que el principal calor de estos días nace del cariño en los hogares. Buen pregón y mensaje para las fiestas. Pocos lo habrán leído y casi todos lo habrán visto en alguna de las múltiples versiones cinematográficas. Porque es una de las historias que más veces ha sido llevada al cine.

Desde entonces, se ha rodado de todas las maneras posibles, incluso en dibujos animados (Murakami) y con teleñecos (y Michael Caine). Pero la versión más famosa es la de Brian Desmond Hust (1951). Año tras año, vuelve a la pantalla, igual que la inolvidable película de Frank Capra, Qué bello es vivir. En el fondo, es una relectura de la historia de Dickens. Con James Stewart a punto de suicidarse, y un simpático ángel que le hace pensar en lo que habría pasado si no hubiera vivido. Nadie está de sobra en el mundo. También es un buen mensaje de Navidad.

La Navidad, por ser para niños, es tiempo de historias y cuentos. Y, desde que existe Internet, se pueden encontrar por miles en la Red. Para todos los gustos. También hay cuentos horrorosos, deseperanzados y posmodernos. Quieren ser cuentos para mayores y, por eso mismo, han perdido el Norte, y no saben adónde van.

Para los más pequeños y no tan pequeños, aquí os dejo con la versión del Cuento de Navidad con los Teleñecos y Michael Caine.



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...