19 diciembre 2007

El Belén y el árbol de Navidad

Se aproxima la gran fiesta de la Navidad y esperamos ansiosos la venida del niño Dios. Ya tenemos las casas engalanadas con adornos navideños y preparados los nacimientos con el portal de Belén y el árbol.

Me disponía a escribir sobre este tema cuando me topé con las palabras que pronunció recientemente el Papa Benedicto XVI con motivo de la recepción en el Vaticano a los tiroleses que le han regalado el árbol navideño que se encuentra instalado en la Plaza de San Pedro.


Ante una descripción tan precisa y concreta de esta fiesta como la que ha realizado el Papa, sobran las palabras que pueda pronunciar yo. Por eso, me voy a limitar a reproducirlas a continuación.

"La Navidad es una fiesta cristiana y sus símbolos -entre ellos especialmente el Belén y el árbol adornado de dones- constituyen referencias importantes al gran misterio de la Encarnación y del Nacimiento de Jesús, que la liturgia del tiempo de Adviento y de la Navidad evocan constantemente.

Este vetusto abeto -dijo el Papa refiriéndose al árbol-, cortado sin dañar la vida del bosque, adecuadamente adornado, permanecerá junto al Belén hasta el final de las festividades navideñas. Es un significativo símbolo de la Navidad de Cristo, porque con sus hojas siempre verdes recuerda la vida que no muere.

El árbol y el Belén -continuó- son elementos de aquel clima típico de la Navidad que forma parte del patrimonio espiritual de nuestras comunidades. Es un clima impregnado de religiosidad y de intimidad familiar, que debemos conservar también en la sociedades actuales, donde a veces parecen prevalecer la carrera al consumo y la búsqueda de bienes materiales".
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...