26 febrero 2008

Conclusiones sobre el debate Zapatero-Rajoy

Tras la expectación que despertó anoche el debate electoral entre los principales candidatos a la presidencia del Gobierno, lo lógico hubiera sido comenzar el día escribiendo un post con mi opinión al respecto. Sin embargo, en esta ocasión he optado por esperar y actuar como un mero espectador de las distintas opiniones que se han vertido a lo largo del día de hoy en todos los medios y de todos los colores.

En primer lugar, respecto a los candidatos, quiero agradecer a ambos la aceptación para participar en un debate tan “encorsetado” y a la vez temido por algunos, porque nos ha permitido verles en acción cara a cara, y no ante su público como suelen hacer habitualmente.

En segundo lugar, respecto "al Pueblo", me ha decepcionado enormemente las reacciones de las gentes. Ante un mismo hecho que todos hemos presenciado ¿Como es posible que para algunos haya habido una clara victoria de su candidato y justo igual de clara pero al contrario para los otros?

Entendería que pueda haber este tipo de discrepancias cuando el debate hubiera estado igualado, pero en ningún caso pueden puntuar a uno con un 8 y un 4 al otro, y en otros medios con las cifras inversas. Ello pone de manifiesto la clara parcialidad por parte de los distintos simpatizantes, o bien, la distorsión en la extracción de la muestra elegida para las encuestas. Como siempre he afirmado, en España, la derecha nunca votará a la izquierda ni la izquierda a la derecha, y una pequeña minoría será la que decida las elecciones…

Por parte de la prensa especializada las opiniones han sido bastante contradictorias. ¿Es que a estas alturas de la vida tememos a alguien?, ¿Es que no podemos decir la verdad? ¿Es que no existe la libertad de expresión en España? ¿O es que tal vez la fuente de las encuestas ha sido preseleccionada? Evidentemente sólo algunos, que como yo vamos en muchos temas a "contacorriente", han sido justos y han contado las cosas tal y como las vieron sus ojos en lugar de hacerlo como les dictaba su corazón o afinidad política.

Uno de los hechos que más me sorprendió fue que ambos candidatos mostraron estadísticas muy coloridas para representar una misma situación y para uno la tendencia que mostraba la gráfica era ascendente mientras que para el opuesto, la misma gráfica era decreciente, utilizando ambos supuestamente los mismos datos oficiales. Ésto puede explicar en algunos supuestos el cruce de acusaciones de mentiras que se lanzaron en diversas ocasiones. Lo cierto es todos sabemos que con las estadísticas siempre podemos jugar y mostrar un mismo hecho como un resultado favorable o totalmente desfavorable según nos interese.

Veamos un ejemplo:
  • Si afirmamos que entre un año y otro la cifra de parados ha aumentado, éste sería un dato claramente desfavorable.
  • Si por el contrario el dato que ofrecemos es el número de empleos creados en el mismo período, este sería un dato favorable.
  • Para poder obtener una idea verdadera de la situación real, lo justo hubiera sido que ambos hubieran utilizado el mismo parámetro que recogiera ambas magnitudes, por ejemplo, la comparación para el mismo período del ratio formado entre parados y el numero de ocupados; si bien, esta magnitud sería menos fácil de entender por "el Pueblo" que las anteriores magnitudes.
Otro tema que me llamo la atención es que ZP no respondía las increpaciones de Rajoy y especialmente en temas muy delicados, mientras que Rajoy era lo primero que hacia al comenzar su turno, aunque a continuación siguiera con el guión que tenía preparado. ¿Es que ZP no sabía qué responder? ¿Intentaba acaso que, debido a la tensión de los tiempos establecidos, Rajoy se olvidara de lo que le había preguntado? Hubo por tanto bastantes preguntas importantes cuya respuesta por ZP nos quedamos con las ganas de conocer. Estoy convencido que Felipe González sí las hubiera contestado, mejor o peor, pero al menos hubiera salido más airoso...

La posición de Rajoy era ciertamente mas cómoda que la de ZP, más atacante pero a la vez sereno, ya que no tenía por que defenderse de lo que hubieran hecho sus antecesores, que por otra parte, era el principal argumento que llevaba ZP en su guión. Zapatero, por su parte, se remontó continuamente al pasado y se mostró en algunos momentos bastante descontrolado interrumpiendo continuamente a Rajoy, por lo que éste terminó haciendo lo propio y al final del debate los nervios afloraron en los dos candidatos. Éste es el único reproche que yo le haría al moderador por no haberlos cortado a tiempo, además del traje de Tijuana que llevó ese día.

Visto lo cual, vistos los resultados de las encuestas, vista la opinión de unos y otros, algunas veces me planteo si, como en la conocida fábula, tendría que beber yo también de la fuente para que así todos estemos locos y de esta manera todos veamos las cosas del mismo color…

Lo que sí que ha quedado claro es que el oscar del pobre Barden, con el famoso debate, ha pasado totalmente desapercibido, a pesar de que el propio ZP intentara apropiarse dicha nominación como un triunfo suyo...

Esperaremos al próximo debate,…
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...