18 marzo 2008

Los problemas de la mujer trabajadora embarazada

En un mercado laboral como el actual la mujer que quiera ejercer su derecho a la maternidad lo tiene ciertamente complicado. Continuamente leemos en prensa sentencias que obligan a las empresas a volver a contratar a mujeres que fueron despedidas por quedarse embarazadas. Obviamente, las que aparecen como noticia son las afortunadas...

Un reciente estudio elaborado por la Fundación Madrina pone de manifiesto que 9 de cada 10 mujeres embarazadas sufre mobbing o acoso laboral, y que en el 25% de los casos las presiones acaban en despido.

Ante dicha injusticia y coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, la Federación Española de Familias Numerosas, ha reivindicado una mayor protección de la maternidad, exigiendo que no quede impune ni una sola forma de discriminación contra la mujer embarazada o madres.

Sin embargo, este derecho no debe menoscabar el de los empresarios, por lo que también debemos ponernos en el papel de éstos. ¿Qué puede hacer un empresario cuando una o varias personas de su plantilla se da de baja durante cuatro meses? baja que, incluso, puede llegar a ser superior si durante el embarazo surgieran problemas, lo que agravaría más aún la situación.

Todo esto está provocando que las mujeres, aunque deseen ejercer ese derecho básico y natural de la maternidad, se ven obligadas a posponerla hasta avanzada edad.

Para ayudar a unas y otros, la única solución posible que yo entiendo que no perjudique a ninguna de las dos partes sería el establecimiento de una verdadera política social por la Administración Pública que debería incluir:
  • Ayudas para la madre (ya están contempladas en el ordenamiento actual: ayudas por maternidad, ayudas por hijo, aunque no dejan de ser meramente simbólicas, ya que con ellas al mes se puede comprar poco más de 2 paquetes de pañales...)
  • Ayudas para el empresariado, que incluyan desde bonificaciones en la cuotas de la Seguridad Social, hasta rebajas fiscales en IRPF o en el Impuesto sobre Sociedades (según corresponda), y no solo respecto de la mujer embarazada, sino también por la que habría que contratar durante el embarazo en sustitución de la que va a ser madre, para ir formandola antes de que se produzca la baja de la anterior.
  • Estas ayudas tendrían que ir acompañadas de otras medidas sociales, que podrían consistir en la instalación de guarderías en los centros de trabajo que dispongan de un cierto número de trabajadores, para evitar el problema que se plantea a las familias con posterioridad al momento de la reincorporación de la mujer al trabajo tras su baja: ¿Qué hago con el niño...?
Mucho me temo que después de haber finalizado la época electoral con las correspondientes promesas de ayudas, pocas nuevas va a acometer el Gobierno de ZP, y menos aún con la papeleta que tiene encima...

Por eso, mientras no cambie esta situación, vosotras, mujeres en edad de procrear, jóvenes trabajadoras que no encontráis el momento oportuno de quedaros embarazadas, niñas que ni siquiera estáis pensando aún en ello porque lo que realmente os preocupa ahora es aprobar el examen que tenéis a la vuelta de la esquina, yo os recomiendo que opositéis a la Administración Pública, que os hagáis funcionarias... Un sueldecito para toda la vida, un trabajo estable sin encontraros a merced del gobernante de turno ni de si hay crisis o no, un horario flexible que os permite conciliar vuestra actividad laboral con la familiar. En definitiva, un trabajo que os permita tener los hijos que Dios quiera y vosotras también, porque, únicamente hay de presentar la baja por maternidad cuando llegue la hora y... ya se encargará la Administración de sustituirte o derivar tu trabajo a otra persona.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...