04 junio 2009

Todo un ejemplo de familia

A algunas personas, cuando le dices que esperas familia les cambia la cara. No lo pueden evitar. En el fondo son personas ciertamente egoistas, que sólo piensan en su lujo, su comodidad, su bienestar, su futuro (como si fueran a vivir toda la vida) y, lo que es peor, piensan que todos hemos de participar de su mezquindad.

En alguna ocasión, encontrándome esperando un hijo (mi mujer claro...), alguna persona me comentó: ¿otra vez?, ¿es que buscas algún premio a la natalidad?, pero... ya cortarás... A lo que simplemente le respondí: Agradezco tu interés pero, de verdad, tú no te preocupes en absoluto, porque al que viene de camino tú no lo vas a tener que alimentar, ni mantener, ni cuidar. Evidentemente, contesté así simplemente por practicar un poco de educación, cuando en realidad debería haberle contestado: ¡Y a tí qué narices le importa lo que yo haga! ¿Hago yo mal a alguien con traer hijos al mundo? Pues entonces... ahórrate tus palabras pues me trae sin cuidado tu opinión sobre este tema, o... como dirían los jóvenes de hoy día: ¡Paso de tí!

En el fondo no se dan cuenta de que hoy día una familia numerosa, aunque pueda tener muchos problemas, no lo voy a negar (económicos sobre todo), sin embargo tienen algo que las caracteriza y que muchas otras familias con escaso número de miembros ansían tener, porque no tienen. Cosas tales como:
  • Felicidad: En una familia de muchos miembros no cabe la tristeza, siempre alguien tiene algo bueno que contar y compartir con los demás.
  • Alegría: Siempre están alegres sus miembros, aunque también vivan, por supuesto, momentos amargos, como todos.
  • Sencillez: Son gente sencilla, sin ostentación, de lo único que presumen es de que a la hora de viajar, no pueden hacerlo todos juntos, que a la hora de sentarse a comer, lo hacen por turnos, que la compra semanal, para ellos se convierte en "compra diaria", pero, sobre todo, presumen del cariño que se tienen y de lo que se preocupan los unos por los otros.
  • Austeridad: Si hay algo que les afecte especialmente a una familia numerosa es precisamente la cuestión económica. Por ello, quizás no tengan un vehículo cada uno, quizás tengan un sólo equipo de música en la sala de estar y una sola televisión, que todos comparten amigablemente sin que nadie se pelee por tener el mando en la mano, quizás todos los niños duerman en una sola habitación, y aún así, son felices. La experiencia me ha demostrado, además, que los amigos de miembros de familias como las que comento prefieren acudir a las casas de éstos, en lugar de reunirse en la suya. Por algo será...
  • Orden dentro del caos: Aunque pueda parecer lo contrario, las familias numerosas o supernumerosas suelen estar completamente organizadas, algo imprescindible para poder funcionar. En ellas, cada miembro tiene perfectamente distribuidas y delimitadas sus obligaciones así como su forma de participar en las tareas del hogar, desde los mayores hasta los más pequeños, cada uno dentro de sus posibilidades.
Como botón de muestra, os dejo con este diaporama que muestra diferentes imágenes de una feliz y organizada familia de 17 hijos.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...