08 diciembre 2010

¿Por qué no acudir a la Virgen Inmaculada para que solucione los problemas de nuestra sociedad?

Hoy hemos celebrado un importante día, uno de los más importantes del año, aunque al puente con el que suele coincidir se le conozca comunmente por el puente de la Constitución.

Para los católicos la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María representa la exaltación de la verdad de fe definida por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854 y elevada a la máxima categoría litúrgica 25 años después por el Papa León XIII.

En el día de hoy se han celebrado en multitud de lugares un homenaje filial y agradecido a nuestra querida Virgen Inmaculada. Con estos actos de amor y veneración a nuestra Madre, es siempre más lo que recibimos de Ella que lo que podamos ofrecerle, pues nos regala un mensaje destinado a cada uno de nosotros, nos habla con la palabra de Dios que se hizo carne en su vientre y su mensaje no es otro que el de Jesús.

Su mensanje nos lo dirije a todos los hombres y mujeres del mundo, incluso a quienes no les interesa, a quienes ni siquiera han recordado que hoy era la Fiesta de la Inmaculada y también a quienes se sienten solos, abandanados y enfermos, porque Ella nos mira con el mismo amor del Padre que nos bendice con su gracia.

La Virgen Inmaculada nos pide que seamos santos, como nuestro Padre, cada cual en sus circunstancias personales, inmaculados como nuestro hermano Jesucristo, y miembros de esa gran familia que es Iglesia.

Como respuesta a esa petición bastaría con una mirada que fuera expresión sincera de un decidido propósito de renovación de nuestra vida de oración, penitencia y de amor cristiano, como ha señalado el Cardenal Rouco Varela esta mañana en la Catedral de Santa María La Real de la Almudena en Madrid.

En momentos como los actuales, de penurias familiares, de hogares rotos, en el que la crisis está ahogando los hogares, en el que existe un evidente ataque organizado contra la familia, la vida y el matrimonio, en que el laicismo reinante está destruyendo poco a poco la moral de muchas personas y los políticos están terminando de cargarse la ya herida sociedad; en momentos como estos es cuando debemos recurrir especialmente a la Virgen Inmaculada como intercesora ante su Hijo para que vele por nuestra patria, nuestra sociedad y por nuestros valores.

Los economistas se rompen la cabeza por hacer que cuadren las cuentas macroeconómicas, la oposición ve que poco o nada puede hacer ante unos políticos soberbios e incompetentes que imponen su doctrina particular a costa de cualquier cosa. ¿Por qué no acudir a Nuestra Señora? ¿Por qué no sacarla a la calle a mostrar al mundo entero que la queremos y la veneramos?

Son muchas las parroquias y colegios que en días como el de hoy procesionan en sus barrios a la Virgen Inmaculada con orgullo y valentía, sin temor al qué dirán. Tal es el caso de la Parroquia de los Sagrados Corazones de Sevilla que lucen cada año a su patrona por las calles del barrio, aunque este año, muy a pesar de los fervientes costaleros y devotos, no ha podido procesionarla debido a la lluvia, lo que no ha impedido que, aunque fuera dentro del templo, un año más dieran una muestra de la fé y devoción que le profesan, como podeis ver en el siguiente vídeo.


Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...