21 febrero 2008

El tiempo de Cuaresma

Desde la celebración del pasado miércoles de Ceniza entramos en esa época del año denominada "Cuaresma", un tiempo de preparación para la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

El Papa Benedicto XVI nos ha aclarado que entrar en la Cuaresma significa comenzar un tiempo particular de compromiso en el combate espiritual que nos opone al mal presente en el mundo, en cada uno de nosotros y a nuestro alrededor.

Entrar en la Cuaresma, insistió, significa no descargar el problema del mal sobre los demás, sobre la sociedad, o sobre Dios, sino que hay que reconocer las propias responsabilidades y asumirlas conscientemente.

Resulta curioso observar algunos católicos "olvidadizos" que denomino "católicos de boquilla". Califico así a aquellos que únicamente usan el "traje" de católico cuando van a Misa o cuando asisten a alguna hermandad, cofradía,... pero que lo cuelgan del perchero cuando se encuentran en ambientes laicistas o agnósticos, hasta el extremo de pasar totalmente desapercibidos por lo que a sus opiniones, comentarios, ejemplos o actuaciones se refiere.

Uno de los aspectos que hemos de guardar los católicos en esta época y que fácilmente tendemos a olvidar, porque el ambiente no predispone a ello, es el del ayuno (el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo) y la abstinencia de comer carne "todos" los viernes de Cuaresma. Un buen católico o católica debe cumplir fielmente todos sus compromisos con Dios y respetar las normas que exige nuestra vocación, unos como laicos y otros como seglares, pero... en cualquier caso, debemos de cumplir "todos los Mandamientos", los de la Ley de Dios pero también los de la Santa Madre Iglesia, y es que algun@s..., como ni roban ni matan...

1 comentario:

Mary Loly Breton dijo...

Bien es cierto cuanto dices, y es triste pues hay mucho mal en el mundo, pero también muchas personas buenas y guardar los mandamientos y cumplir los compromisos con Dios nos hace mas fuertes de espíritu, mas claros de pensamiento y todo ello acaba por convertirse en un inestimable bien social.
Si, no está mal que una persona fuera del templo también nos recuerde que no solo hay que ser la mujer del Cesar si no parecerlo. Y recuerdo una frase de los clásicos, mas o menos así: .."Al Rey mi espada y mi hacienda he de dar, pero mi pensamiento es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios". O dicho de otra manera de que me sirve ser católico si no cumplo mis compromisos con Dios?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...